domingo, 25 de febrero de 2018

De Velázquez a Dalí, Bélgica revive cuatro siglos de bodegón español

El Palacio de Bellas Artes de Bruselas (BOZAR) expone desde el viernes una retrospectiva de cuatro siglos de bodegón en España, un género pictórico que busca resucitar a través de las obras de maestros como Velázquez, Goya o Dalí. (AFP / John Thys'Jarra, vela y sartén esmaltada', del pintor español Pablo Picasso, expuesto en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (BOZAR), en el marco de la muestra 'Spanish Still Life')

"El bodegón siempre ha estado considerado por la crítica como un género menor", explica durante la presentación de la muestra su comisario, Ángel Aterido, quien destaca no obstante el papel central de este género en vanguardias como el cubismo.

Bajo el título 'Spanish Still Life', flores, frutas, animales sin vida y otros objetos se suceden a lo largo de 77 imágenes cotidianas para recrear 400 años de evolución pictórica, pero también social.

- Membrillo, melón -

Un membrillo, un repollo, un melón y un pepino sobre un fondo negro, plasmados en 1602 por el artista Juan Sánchez Cotán, reciben a los asistentes a la muestra, un ejemplo de la "sobriedad y el orden" que, según Aterido, caracterizan el género en España.

La espiritualidad impera en la época -'Cristo en casa de Marta y María' (1618), de Velázquez, da muestra de ello- y en las salas verde botella, iluminadas tenuemente. "Estamos en las tinieblas, en la oscuridad", explica sobre ese período histórico la guía Solange Carnoy.

Esa espiritualidad continuará presente durante el período del Barroco, como reflejan obras de Francisco de Zurbarán, que mantendrá un estilo austero pese a que los bodegones barrocos pierden la "simplicidad" de décadas anteriores.

Como simbiosis de lo terrenal y lo humano, los 'desengaños del mundo' de Antonio de Pereda, en cuyos lienzos ángeles, calaveras y relojes de arena comparten escenas con objetos más terrenales como monedas, armas o flores.

Pero "cíclicamente hay una mirada hacia atrás", dice el comisario de la exposición. Luis Egidio Meléndez da buena muestra de ello en el siglo XVIII, al devolver al primer plano salmones, limones, chocolate, con un estilo "casi hiperrealista", según Carnoy.

- El siglo de las rupturas -

Un pavo muerto o unas amontonadas doradas sin vida le sirven a Francisco de Goya unas tres décadas después, a principios del siglo XIX, para plasmar "el horror de la guerra que vive en lo más profundo de él", según la guía.

Y, con el paso del tiempo, llega el siglo XX, "en el que se rompieron todos los códigos". Dos obras del artista valenciano Joaquín Sorolla representan ese cambio, al pasar de un bodegón academicista de uvas y granadas de fines del XIX a la luz de sus trazos para representar un jarrón de rosas blancas.

(Foto: AFP / John Thys
'Jarra, vela y sartén esmaltada', del pintor español Pablo Picasso, expuesto en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (BOZAR), en el marco de la muestra 'Spanish Still Life')

El cubismo de Pablo Picasso, de Juan Gris, de María Blanchard alternan en la última parte de la muestra con el surrealismo de Salvador Dalí y su óleo 'El pedazo de corcho' (1950), que devuelve al visitante al inicio de la exposición y sus alimentos colgados.

La exposición, que incluye obras de artistas reputados como Joan Miró, Antonio López, Miquel Barceló o el Equipo Crónica, busca "ofrecer al público europeo un importante capítulo del arte español", explica el comisario de la muestra.

Pero no es el único fin. La última muestra similar tuvo lugar en 1999 en el museo de Bellas Artes de Bilbao (norte de España) y "después de tantos años, hay toda una generación que no lo ha visto", subraya Aterido.

Los amantes del arte y los interesados podrán contemplarla hasta el 27 de mayo en BOZAR en Bruselas, desde donde partirá al norte de Italia, a los Museos Reales de Turín, de junio a septiembre. AFP.com